Lead in VUCA times

Estrategia e Inteligencia para la acción a=[ei]2

Democracia y estado de derecho en la práctica

Me explica mi hija, que este año, que celebran su último año en el colegio, han decidido hacer una cena de despedida, donde tienen previsto invitar a los profesores y dirección del centro.

Así que hacen las cuentas y la cena, con todos los invitados, les sube bastante, exactamente 42 Euros por persona.

La cena es en un hotel céntrico y casi podríamos decir que es una cena de gala. El hotel les ofrece el cubierto a los mencionados 42 euros, pero entonces surgen los problemas, porque con 15 Euros adicionales, tienen derecho a ‘barra libre’.

Podemos decir, que surgen 3 alternativas, que hace que no se pongan de acuerdo y tal es el desacuerdo, que por unos días se han olvidado de los exámenes finales, de la selectividad y solo existe una cosa: la cena de fin de curso. Las 3 alternativas que se plantean posibles, son a) Aceptamos la oferta del hotel con la barra libre y pagamos todos los 15 euros adicionales, b) No aceptamos la oferta de la ‘barra libre’ y el que quiera beber que se lo pague él, y aunque parezca increíble aparece una tercera alternativa c) Ponemos 4 euros adicionales cada uno y hacemos un botellón antes de entrar en la cena en la puerta del hotel.

Para simplificar el proceso y porque alguno con algo de ‘seny’ propone que la opción del botellón es descabellada y fuera de lugar, se centran en las 2 alternativas primeras, así que deciden que la mejor forma de dilucidar que es lo que hacer, es hacerlo mediante un sistema democrático, se vota la alternativa a) o la alternativa b) y eso determinará cual es la opción a elegir.

Se realizan las votaciones y por un 51 % a favor, frente a un 49 % en contra se decide que se acepta la oferta del hotel y que la cena será con ‘barra libre’.

Pero ahí no acaba la cosa. Al día siguiente la mitad de los que votaron en contra de la cena con ‘barra libre’ se dan de baja de la cena y dicen que no irán a la cena. El primer problema y más evidente es que se desvirtúa la cena, una cena que debería ser de confraternización y con todos los alumnos de pronto pierde al 25 % de los alumnos, porque no les gusta la opción elegida de forma mayoritaria (con el 51% de los votos). Pero el problema que se vive con mayor intensidad no es ese, el problema es que al darse de baja ese 25 % de alumnos, que por cierto ya están organizando una cena alternativa para ellos con botellón incluido, el coste de las cenas de los profesores tiene que repartirse entre los que quedan y ahora la cena son los 42 euros iniciales, más los 15 euros de la ‘barra libre’ más unos 15 euros más porque los alumnos desertores dejan de pagar su parte correspondiente de la parte de los invitados.

Mi hija me pregunta si eso es o no democrático, ¿Qué deberían haber hecho?, ¿Deberían haber votado previamente que la elección era vinculante?, en ese momento se dan cuenta de que el sistema democrático había sido un sin sentido.

Pero al tercer día, llego el “estado de derecho” a arreglar la situación, uno de los alumnos que había votado por NO aceptar la opción de la ‘barra libre’, pero que a pesar de haber perdido en la votación había decidido continuar en la cena, advierte al grupo, que no es legal consumir alcohol para menores de 18 años y dado que la mitad del grupo han cumplido los 18 años en lo que llevamos de año y que el resto no cumplirá los 18 hasta la segunda mitad del año, se advierte que será denunciado cualquier menor de edad que consuma alcohol sin tener la edad reglamentaría, así mismo este alumno advierte que él no pagará los 15 euros adicionales, ya que él no tiene la edad para poder consumir y por lo tanto tampoco tiene la edad para poder pagar por ello, advirtiendo que denunciará al hotel en caso de que cobre esos 15 euros adicionales de ‘barra libre’ si lo hace para menores de edad.

Con los argumentos legales, deciden que tiene que realizarse una nueva votación, esta vez por imperativo legal, los menores de 18 años deberán abstenerse de votar en favor de la ‘barra libre’ y solo podrán escoger esa opción los mayores de 18 años.

La votación se realizó con abrumadora mayoría de los que NO querían ‘barra libre’, con los que habían decidido que no iban a la cena se incorporaron a la misma de nuevo y la cena se celebró este pasado jueves con el 100 % de los estudiantes incorporados.

Lo que no se, ni sabré nunca, porque no me darán esa información, es que paso con el alcohol, si se consumió o no, si se celebró el botellón en la puerta del hotel o que es lo que realmente pasó allí dentro, aunque supongo que dado que la cena acabo a las 7am, si se tuvo que consumir alcohol.

Cuando oía todas esa discusiones no paraba de pensar en aquel refrán de “el que se acuesta con niños …”, pero desde luego si que es una buena reflexión sobre democracia y estado de derecho.

Tags: , ,

1 comment about Democracia y estado de derecho en la práctica

  • No se si en castellano existe lo de ‘qui en xiquests es gita cagat s’alça’. Lo que sí se es que esta historia (real) es una buena metáfora de nuestros procesos democráticos… pero parece ser que en esto, todos somos unos críos. ¿Será por la ‘niñez’ de nuestra democracia?

Responder a Francisco Marco-Serrano Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categories

Tags

actuar amigos amor anglofilia apple arquitectura atraccion autoridad Autoritas blackberry blogs Cambio change Clientes Comunicacion convergencia IT democracia deutsche telekom e government empresas 2.0 Estadisticas Estrategia excelencia felicidad Formación General Governance y Comunicación habitos human resources Internet IT Business management Marketing mascaros Open Government outsourcing Personal projects public sector redes S.R.Covey Tecnologia telcos Tiempo web 2.0