Lead in VUCA times

Estrategia e Inteligencia para la acción a=[ei]2

Deseos para la Educación del futuro (1)

Ya hablé en otra ocasión en este blog sobre Carlos Benetó, él es un chico de entre 15-16 años, que aunque yo no conocía personalmente, tenía referencias de él, a través de Atalanta y también de Juanfer y Sabina, él mantiene 4 blogs, que yo sepa, uno sobre sus temas cotidianos (Los viajes de Ulises), otro sobre libros antiguos y extraños (Una semana, un libro), otro sobre metereología (MeteoVLC) y otro sobre instrumentos musicales (del que he perdido el enlace).

Como ya he dicho, no le conocía personalmente, pero a finales del mes de junio cuando me solicito amistad en Facebook, sabía quien erá y por eso le acepté (aunque la verdad acepto a todo el que me lo pide). A las pocas horas, después de aceptarle la amistad y dado que Carlos ya tenía un canal abierto para comunicar conmigo, Carlos me envió un mail donde me explicaba las cosas que estaba haciendo con google scretcht, así me paso unas demostraciones donde había diseñado y reconstruido un antiguo faro de Valencia y un antiguo edificio, que además había situado en google maps en Valencia, en su ubicación original, Carlos me explico que quería comprarse una bicicleta y que estaba intentando hacer pequeños ‘trabajillos’ veraniegos, para recolectar el dinero que necesitaba para su actual capricho, él me pedía que si conocía a alguien que pudiese interesarle y dado que sabía a que me dedicaba yo, que le ayudase a conseguir su sueño.

Estuve pensando sobre el tema y tuve dudas, un chaval de quince años no puede trabajar, mantener una relación con un menor no lo veía claro (de bastantes cosas que no he hecho me han acusado, como para no ir con cuidado con estas cosas), así y aunque me planteé todas las opciones negativas, finalmente le escribí a Carlos y le ofrecí que le compraba una colección de 1.000 fotos adhoc (yo sabia por sus blogs que es un estupendo fotógrafo), 3 vídeos y una redacción que podría realizar durante el verano. Le puse precio a la compra, tan barato que me da vergüenza hasta escribirlo y con 2 condiciones: a) La mitad del dinero era variable, en función de que el trabajo me gustase y b) No debíamos vernos, ni mantener más contacto, es decir, se tenía que buscar la vida solo, nos veríamos el día 31 de julio y él me entregaría los trabajos y yo le pagaría la cantidad pactada.

Así paso el verano y Carlos se puso manos a la obra, fue haciendo fotos y se puso a trabajar sobre el tema que le pedí en la redacción: ¿Cómo crees tú que debería ser o te gustaria que fuese la educación del futuro?

Y el día señalado llegó, nos citamos por correo y quedamos en una horchatería, él vendría con su pen drive y yo me llevaría un portátil para cargar el material.

La sensación fue extraña, supongo que para los 2, ¿Qué hacía yo sentado en una horchatería con un chico de 15 años hablando sobre la educación del futuro? y supongo que para él también era extraño estar sentado con el padre de una chicas que podrían ir a su clase. Así que la entrevista fue breve y creo que incluso decepcionante, seguramente para los 2.

Él me entrego una colección de 467 fotos, no había cumplido con el encargo que eran 1.000, pero yo ya era consciente de que 1.000 fotos, son muchas fotos y ya me anunció por mail que no las traía todas y le dije que me daba igual, que con 467 fotos, yo daba el trabajo por más que suficiente.

Las fotos me parecieron de una calidad más que aceptable, algunas de ellas incluso me parecieron muy buenas. Si alguién tiene curiosidad, puede juzgar por él mismo.

Él me comentó que le sabía mal darme algunas de ellas, ya que le parecían realmente muy buenas, “¿Pero cual es el problema Carlos?” le replique yo, “todas las fotos que me has dado pasan a ser copyleft, así que puede coger y usar las que quieras, mi intención no es quedármelas yo, las fotos pasan a ser libres, las puede usar quien quiera” Note extrañeza en que le comprase fotos y que luego las trasladase a la comunidad, algo así como que no lo acababa de entender, aunque por otro lado se alegraba de poder usarlas.

Los 3 vídeos que le pedí, me dijo que no había podido hacerlos, así que le dije que no pasaba nada que tenía todo el año para hacerlos, que los hiciese y que cuando los tuviese me los fuese enviando.

Y por fin, llegamos a la parte más interesante del trabajo: la redacción. Él me entregó un word y empecé a leerlo en voz alta, mientras avanzábamos en la redacción, que se había transformado en una serie de frases (tipo bullets), el buscaba mi aprobación a cada una de ellas, aunque supongo que no encontró en mi mucha aprobación, ya que al final me preguntó si eso era lo que esperaba o no, y yo no le respondí, porque le dije que suponía que sí, y porque perdimos mucho tiempo en una de las frases, que a mi me pareció tan primaria, que no entendí muy bien como podía ser que me hubiese puesto algo así.

A la pregunta, ¿Cómo crees tú que debería ser o te gustaría que fuese la educación del futuro?, en una de las frase que Carlos me entrega dice textualmente: “Me gustaría que cada aula tuviese un cuarto de aseo incorporado”, le pregunte a Carlos: si realmente, él pensaba que incorporar un lavabo en un aula era trascendental para la educación del futuro y él reafirmo que sí y me explico que en su Instituto (público), los lavabos están cerrados con llave, que si tienes necesidad de ir, tienes que pedir permiso al profesor, para luego solicitar que te lo abran. La verdad, es que yo me quedaba traspuesto en la importancia que le daba al lavabo y la trascendencia que él le concedía.

Al regresar a casa, le pregunte a Atalanta sobre el tema de los lavabos en su Instituto y ella me confirmo la historia, con detalles de los actos vandálicos que se venían sucediendo y la dramática decisión que se tuvo que tomar, por no poder soportar más los costes del vandalismo y las fechorías que allí se cometían.

Supongo que al ver esta variable, que a mi jamás se me hubiese pasado por la cabeza, en tercer lugar en la lista de deseos de Carlos para arreglar la educación del futuro, condicionó el resultado de la lectura.

Así que una vez pasado el tiempo, he vuelto a leer la lista de “me gustaría …” que Carlos escribió. Los he vuelto a leer con una actitud positiva, con una capacidad empática acentuada, como para poder entender porque un chico de 15 años escribe esos “me gustarían …” y con el fin de intentar aprender cosas nuevas. De esta forma, con la relectura y con esta nueva actitud, he descubierto en el escrito de Carlos verdaderas joyas y me he planteado escribir una serie con cada una de ellas analizándolas en profundidad e intentando aprender al máximo con su análisis, incluida la petición de lavabos en las aulas.

Y alguien se preguntará, si Carlos consiguió o no el importe variable, así que la respuesta es si, Carlos consiguió su bonus, quizás su primer bonus. Le entregue el 100 % de la cantidad pactada y espero que ya tenga y haya podido disfrutar su bicicleta o al menos, que este cerca de conseguirla.

Tags:

5 comments about Deseos para la Educación del futuro (1)

  • Aunque ya me habías contado la historia, creo que sólo con las fotos el trabajo está pagado. Hay alguna realmente buena y el enlace ya está en delicious.

    Respecto de la redacción, dicen que los únicos que dicen la verdad son los borrachos y los niños……

    Abrazos

  • El currículo académico de mi padre consistió las clases recibidas de un maestro contratado por un grupo de vecinos durante los tres meses de un invierno gallego. En aquella época, de una posguerra demasiado reciente, eso era bastante habitual en diversas zonas de la España profunda.

    Yo, con mis dos años en preescolar, seis de primaria, tres de secundaria y dos de bachillerato, amén de los cursos pasados en la universidad (gracias a los cuales tengo un papelote para colgar en la pared) y una amplia lista de cursos y cursillos, en comparación, he malgastado mi tiempo.

    Pues bien, mi padre -con sus escasos tres meses de “escuela”- esta lleno de conocimientos curiosos y pensamientos llenos de lucidez. Conceptos muchos de los cuales no he encontrado en otros sitios. El solía decirme que sólo se aprende algo de verdad cuando es necesario vencer una dificultad.

    Seguramente Carlos Benetó ha aprendido un par de cosas este verano (por ejemplo, cuanto es realmente el número 1000), que lo que podría hacer en cinco cursos seguidos con cuarto de aseo a pie de pupitre.

  • hello there and thanks a lot for the iramnoftion you have I possess certainly picked up anything brand-new from below. I would however know-how several specialized issues using this site Musica Liberat Concert Programme as i experienced to reload the site a lot of times previous to I could get that to fill correctly. I have been wondering in case your web internet hosting is FINE? Not in which I’m stressing, but gradual loading instances times can very often affect your own placement in google and will damage your good quality score if marketing and advertising with Adwords. Anyway We are adding this specific RSS to be able to my email and can consider much more of your respective exciting written content. Make certain you revise this again immediately..

Responder a vMon Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categories

Tags

actuar amigos amor anglofilia apple arquitectura atraccion autoridad Autoritas blackberry blogs Cambio change Clientes Comunicacion convergencia IT democracia deutsche telekom e government empresas 2.0 Estadisticas Estrategia excelencia felicidad Formación General Governance y Comunicación habitos human resources Internet IT Business management Marketing mascaros Open Government outsourcing Personal projects public sector redes S.R.Covey Tecnologia telcos Tiempo web 2.0