Lead in VUCA times

Estrategia e Inteligencia para la acción a=[ei]2

Participación ciudadana

He asistido estos días a varios debates sobre la participación ciudadana, y surgen 2 barreras que debemos plantear y superar.

La primera barrera es el miedo. Si bien, la idea de la participación ciudadana es bien acogida por las clases políticas, tienen claro que el concepto es bueno y que vale la pena desarrollarlo, dando más participación al ciudadano en los asuntos públicos, los políticos tienen miedo de que la participación ciudadana se les vuelva en contra, es decir, que los resultados que se obtengan por la vía de la participación no coincidan con lo que realmente a ellos les gustaría. Es algo así como, que les gustaría que los ciudadanos participasen, pero el posible resultado de la participación puede no ser acorde con el programa electoral de los políticos o con las ideas que ellos propugnan.

Creo que no debe plantearse la participación ciudadana en esos términos, sino que debe hacerse desde la coherencia de las actuaciones políticas y orientado a decisiones estratégicas que no sean contradictorias con los intereses políticos. Por ejemplo, una decisión política puede ser ubicar un basurero en la ciudad o bien ubicar una central nuclear. Las 2 decisiones son polémicas, las 2 decisiones van a tener retractores y ni a los políticos, ni a los ciudadanos les va a gustar tener ninguna de las 2 instalaciones en su ciudad. Este puede ser un objeto de participación ciudadana. Un tema polémico, un tema que hiere sensibilidades y por lo tanto, donde la voz de los ciudadanos debe ser escuchada.

Decidir si una escuela tiene que estar ubicada en un barrio o en otro, no debe ser objeto de participación ciudadana. Nada que choque con los intereses de los ciudadanos, o nada que divida a los ciudadanos, debería ser decidido por este tipo de medios.

La segunda barrera es el verdadero interés en participar. La pregunta es si los ciudadanos quieren o no participar. Si se están pensando en mecanismos de participación ciudadana, pensando que los ciudadanos tienen interés en participar en este tipo de temas, o si por el contrario el ciudadano, una vez han pasado las elecciones, ya ha delegado sobre unos representantes y en realidad no quieren que les estén ‘molestando’ teniendo que ‘participar’ para la toma de decisiones.

A los Suizos les gusta explicar y se sienten orgullosos de su democracia directa, pero realmente ¿les gusta tener que tomar decisiones tan frecuentemente?, ¿Cuanto participamos en nuestras comunidades?, en las reuniones de vecinos, son muy pocos los vecinos que acuden a las reuniones, a no ser que se traten temas realmente importantes.

Creo que la participación ciudadana, debería centrarse en cuestiones realmente trascedentes para los ciudadanos y acudir a estas formulas solo cuando consideremos que los ciudadanos van a tener un interés real en que se escuche su voz, en temas poco trascendentes para la vida del ciudadano, no es necesario consultarle.

10 comments about Participación ciudadana

  • Javier, estoy muy de acuerdo contigo; como promotor de procesos de participación ciudadana y como facilitador/dinamizador, cada vez tengo más claro que la participación no es la receta para cualquier cosa. Como criterio, veo que es NECESARIA para mejorar las políticas o las actuaicones públicas si se dan dos condicioens, que apuntas de alguna forma en tu post: que exista complejidad técnica, en cuyo caso tiende a ser participación inter-institucional, pero también incluyendo a colectivos y saberes/intereses sociales y comunitarios, que suelen tener también conocimeintos muy válidos para mejorar las decisiones; y/o que exista conflictividad social.

    Hay temas que son técnicamente sencillos y socialmente no conflictivos para los que introducir la participación no añade nada.

    Escribí algo parecido aquí, por si sirve de ampliación o referencia: http://www.naider.com/ateneo/articulo_blog.asp?id=148

    Muy bueno el post!

  • Muy bueno Javier, me he quedado pensando un montón. Muy interesante todo lo dicho en naider.com.

    Sin embargo me ha llamado la antención lo del “Joven” (-dudo que lo seas sino no lo dirías-), al final todas las posibilidades de la participación tienen que ver con acercar las decisiones a cada individuo.

    Llevar a debate y participación las decisiones controvertidas o complejas no significa que las triviales no puedan ser participadas, además de que lo que es trivial para un conjunto importante de la sociedad puede ser vital para una persona.

    Quizás Javier el discurso de que no sea necesario participar en lo técnicamente sencillo o en lo no-trascendente sea un discurso que guste oir en la Administración y en la política, pero simplemente no es justo.

  • Voy a calentar un poco el debate.

    Javier, creo que en este post mezclas asuntos diferentes. La participación se puede y debe producir con diferentes procedimientos en diferentes momentos del proceso de toma de decisiones. Votar es quizá la parte menos interesante del proceso.

    Por ejemplo, cuando hablas del “miedo”, estás hablando de los famosos “wicked problems”. Coincido contigo en que no tiene sentido hacer una consulta popular en un pueblo para saber si quieren albergar un vertedero. Pero se puede hacer algo mejor: movilizar la participación ciudadana para alcanzar un consenso acerca de cuáles deben ser los criterios a aplicar en la toma de una decisión de este tipo. Si no me equivoco, esto fue lo que hizo Quim Brugué en su etapa como director de participación, en relación con la construcción de cárceles.

    En un contexto complejo, donde la racionalidad técnica no es la solcuión, ya que cada problema tiene múltiples perspectivas (técnicas, sociales, medioambientales, políticas…) hay que poner el hincapié en la deliberación pública.

    Pero hay otras formas de participación.

    Una forma de la participación puede ser la autogestión. En Chicago, las escuelas públicas son autogestionadas por la comunidad escolar (dirección docentes trabajadores padres alumnos otros stakeholders), con una intervención de la autoridad administrativa de mera coordinación y para velar por unos resultados mínimos.

    Otra forma de participación es la propia prestación del servicio público, cosa que en este país tan apegado a la familia casi nadie entiende.

    Ahora mismo estoy en un experimento de aportación de “ideas brutas” para mejora de la Sanidad. No dudo que es un material de primera para incorporar al proceso de innovación pública.

    Y en cuanto al interés, casi todo el mundo tiene interés en participar en la toma
    de decisiones acerca de lo que le atañe. Otra cosa es que no diseñemos bien los mecanismos de participación.

  • @Alorza, sigo tu estela …

    Yo creo que si, que se mezclan varios conceptos, y vovemos a otro debate anterior sobre lo que es colaboración y lo que es participación. Ya se, por otros debates anteriores que tu opinas que es lo mismo, y aunque esten en el mismo ‘negociado’, yo creo que se trata de cosas distintas.

    Colaborar es prestar tu apoyo, tu trabajo, tu motivación para intereses de la comunidad. Por ejemplo, la iniciativa de recoger ideas para mejorar la Sanidad Pública. Para mi eso es colaborar.

    Participación ciudadana, sería en el momento en que se pudiese decidir por parte de la ciudadanía si esas iniciativas se han de levar a cabo o no.

    Aunque tienes razón, la participación no siempre tiene que ver con la votación, sino que puede estar relacionada con el mismo proceso que lleva a la toma de las decisiones, pero en cualquier caso, yo creo que siempre esta relacionado con la toma de decisiones.

    En el proyecto de las ideas para la mejora de la sanidad pública es pura colaboración, ya que no esta muy claro que alguien pueda hacer servir esas ideas para llevarlas a la práctica. Ojalá así fuera y entonces estariamos en un proceso participativo que nos llevaría a pensar que las aportaciones realizadas sirven para la toma de decisiones.

    El miedo, es el miedo al resultado. Solicito participación, pero me incomoda pensar que el resultado de esa participación vaya en contra de mis principios o creencias. Entonces el proceso de participación puede llevar a la paralisis.

    A mi me han sembrado la duda, desde profesionales que llevan temas de participación ciudadana, sobre el interes real de la ciudadanía en participar en temas que les atañen.

    A nivel muy cercano, leo las actas de las reuniones de mi comunidad de vecinos, donde siempre se reúne la segunda convocatoria, ya que en la primera no hay suficiente quorum. Veo que los niveles de participación de los vecinos, para decidir si hay que poner columpios en el patio interior o si bien lo que hay que hacer es plantar un árbol, a la mayoría no le importa demasiado. “Que me digan que hay que pagar, se paga y se acabo”. Cuando la cosa es más trascendental y esto va a significar que hay que lanzar una derrama, entonces los vecinos se movilizan en masa.

    Hay una inundación en el parking de mi edificio. Los vecinos pasamos pisando el agua. No sabemos o que ha pasado, pero nadie es capaz de llamar a un fontanero. Me encuentro a una vecina (siempre la misma), con la escoba en la mano desaguando, y me comunica que ella ya ha llamado al fontanero. Yo mismo estaba afectado, muy afectado y pase por encima del agua, pensando en que había pasado algo y tuvo que llamarme la vecina para decirme que tenia mi trastero como una piscina. ¿hay ciudadanos comprometidos? Si los hay, pero no podemos pensar que el compromiso es una virtud mayoritaría.

  • @Javier: veo que estamos bastante de acuerdo.

    Independientemente de lo que haya dicho en el pasado (¿qué dije?), no me parece mal que diferencies entre colaborar y participar (¿sabes el chiste de la tortilla de jamón?). Son sólo etiquetas que están, como dices, en el mismo negociado. También podíamos decir “participación deliberativa”, “participación consultiva”, “participación productiva”, etc.

    Aclaro que la iniciativa de recoger ideas para mejorar la Sanidad Pública es, de momento, un simple experimento, con un toque de “demostración del poder de la red”.

    Dices “no podemos pensar que el compromiso es una virtud mayoritaria”. Claro. De ahí la brasa que damos con lo de “no hay buen gobierno sin buenos ciudadanos”. Pero no hace falta esperar a que la ciudadanía hacker sea mayoritaria. No debe obsesionarnos la cantidad. No son necesarias (aunque sí deseables) las mayorías en ningún momento del proceso participativo excepto en uno: el del voto.

  • @Alorza, al decir eso de tu dijiste, me he dado cuenta de lo ridiculo de la situación. ¿Qué más da lo que tu dijiste?, en realidad lo dijo Alorza de noviembre del 2007, que no es el mismo Alorza que el de noviembre de 2008, por fortuna todo evoluciona. Yo tampoco me acuerdo de lo que dijiste, pero si que he recordado que ya hablamos hace un año de algo parecido.

    http://www.javierllinares.es/?p=410#comments

    Quizás dijiste hasta lo mismo que ahora.

    Me gusta el experimento de la sanidad pública, no esta mal que hagamos experimentos, seguro que de los experimentos sale algo positivo

  • @Javier @Alorza: convergiendo que es gerundio; son grados o peldaños de la escalera de la participación, como dicen algunos. Colaborar, participar, cogestionar, deliberar, informar,….y además Alorza decías algo en el comentario anterior que es básico para que no se nos llene la boca con la palabrita “participación” y al mismo tiempo le demos la importancia que tiene (o debería tener) en el proceso de mejora delas decisiones públicas: “La participación se puede y debe producir con diferentes procedimientos en diferentes momentos del proceso de toma de decisiones”.

    Hay instrumentos, formas o técnicas adecuados según el objetivo y el momento en el que esté la decisión. Hay espacios institucionales para la participación, hay espacios para la participación por irrupción frente o contra las instituciones,…incluso espacios para participar a pesar de las instituciones.

    En fin, callo que estoy divagando demasiado.

Responder a Alorza Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categories

Tags

actuar amigos amor anglofilia apple arquitectura atraccion autoridad Autoritas blackberry blogs Cambio change Clientes Comunicacion convergencia IT democracia deutsche telekom e government empresas 2.0 Estadisticas Estrategia excelencia felicidad Formación General Governance y Comunicación habitos human resources Internet IT Business management Marketing mascaros Open Government outsourcing Personal projects public sector redes S.R.Covey Tecnologia telcos Tiempo web 2.0