Lead in VUCA times

Estrategia e Inteligencia para la acción a=[ei]2

Un exagerado caso habitual

Autor: Pedro Mascaros Gil

Pongámonos en el peor de los casos. Nos toca ir a un proyecto, en solitario, donde seexagerado necesita a un experto. Por desgracia, no habiendo compañeros que se ajustaran más en el perfil, acudimos nosotros con unos conocimientos vagos sobre el tema. Nos describen por encima de qué va la cosa, tal vez a través de una oferta realizada hace varios meses, y antes de acudir tenemos unos días para estudiar. Por desgracia, cuando llegamos al cliente, descubrimos que la cosa tiene poco que ver con lo contado, si no nada.

Ennegrezcamos más la cosa, y supongamos que estamos con un mal cliente, ya por estar éste quemado, ya por tener nefastos responsables. La única persona que nos podría ayudar con el proyecto, ya no está en la empresa, y encima el café es pésimo. Tenemos mucho trabajo, poco tiempo, y un entorno hostil y vigilante. El avezado consultor experto sabe que en estos malos proyectos, existen tres preocupaciones básicas (que como veremos más adelante son, en cierta medida, creadas por nosotros) que rompen la serenidad del consultor sensible, a saber:

  • Dudas ante nuestra falta de conocimiento. Se supone que vamos de expertos y tenemos solo vagos conocimientos.
  • Sentimiento de responsabilidad excesiva que el mal cliente nos planta en los hombros; se achaca toda la culpa, de lo que pasó, pasa y pasará con el proyecto. Parece que hemos pasado a tener un problema.
  • Futuro incierto: nos preocupa no sacar el proyecto adelante, éste desenlace incierto lo convertimos en el fin y medida de todas las cosas, desaparece nuestro objetivo general, en pos de un nuevo objetivo concreto y asfixiante.

Premisas indefectibles.

Para que esta guía rápida tenga sentido y sirva para algo, es necesario partir de las siguientes premisas, las cuales, se supone que llevamos a rajatabla en cada momento en el cliente:

  1. Nos implicamos plenamente en el proyecto, y ponemos en el asador toda nuestra capacidad.
  2. Comunicación con el cliente sin descuidar los documentos (análisis, correos…etc.) que son responsabilidad nuestra.
  3. ¿Tenemos el apoyo de nuestro gerente?

Desgraciadamente, la premisa número tres no depende de nosotros, así que no podemos contarla como tal, si bien, sería del todo aconsejable para nuestra buena marcha en cualquier circunstancia; lamentablemente, a veces tenemos un gerente que solo se acuerda de nosotros cuando no hemos imputado o cuando truena, así que nos apañaremos solo con las dos primeras.

Tags: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categories

Tags

actuar amigos amor anglofilia apple arquitectura atraccion autoridad Autoritas blackberry blogs Cambio change Clientes Comunicacion convergencia IT democracia deutsche telekom e government empresas 2.0 Estadisticas Estrategia excelencia felicidad Formación General Governance y Comunicación habitos human resources Internet IT Business management Marketing mascaros Open Government outsourcing Personal projects public sector redes S.R.Covey Tecnologia telcos Tiempo web 2.0