Lead in VUCA times

Estrategia e Inteligencia para la acción a=[ei]2

CATASTRO Y URBANISMO LOS DOS EJES DEL DESARROLLO LOCAL

Mi amigo Pepe Casado, me pasa la siguiente reflexión:

Hoy en día, no es posible entender que exista una ciudad sin planificar. Hoy, en el siglo XXI, es impensable encontrar un lugar que no disponga de las mínimas normas para su desarrollo urbano. Tampoco se hace descabellado entender que esa planificación y ordenamiento de la cuidad es abordable sin un apoyo económico adecuado.

Un eje puede representar la línea imaginaria que separa un camino con lados complementarios, pero que siempre atisban un horizonte común. El urbanismo nos presenta una planificada realidad y el catastro debe ser la realidad planificada. ¿Porque lo de debe?, sencillo, mientras el urbanismo, camina de manera clara hacia un desarrollo programado de la ciudad, el catastro, tal y como lo hemos interpretado hasta ahora, marcha lastrado históricamente con un mal compañero de viaje, el recaudador. Ese negro espectro que siempre ha sido su sombra y que aún no conseguimos separarlo.

Catastro e impuesto han ido siempre de la mano, que paradoja, cuando una cosa es conocer la realidad del territorio y otra gravar sobre el mismo. Que sabio y que iluso, aquel que el 1855 dijo lo de que «Nada es tan necesario en un pueblo bien gobernado y regido, y nada da mejor muestra de su buena administración como la formación de un buen catastro», pero también que precavido pues afirmó que «De lo contrario, no puede haber justicia ni aun equidad en el repartimiento de las cargas públicas que es la operación más delicada y difícil para los gobiernos, la que acarrea mas disgustos y conflictos.». Creo que este personaje nunca pudo sospechar que 30 lustros después íbamos a estar igual.

Hoy en día plantear un modelo de catastro desde una perspectiva fiscal está abocado al fracaso, la prueba de ello es que la propia Dirección General de Catastro no lo hace, pues firmo su sentencia de muerte en el primer Congreso Europeo de 2002. Pero algunos siguen teniendo una mentalidad recaudadora, estamos vendiendo la idea de que ante todo hay que recaudar, cuando esto no es así, si queremos vender lo debemos hacer desde la idea de que una administración local moderna ha de pensar en sus administrados, no en como ha de cobrarles. La eficacia fiscal no está en perseguir al infractor, sino en dotar de herramientas de análisis que permitan optimizar el cobro agilizando los trámites.

El catastro es una fuente inagotable de información, ¿no estamos en la sociedad de la información?, pues cumplamos con eso. Igual que hemos diseñado un producto de urbanismo con vistas al ciudadano, ampliemos ese compromiso con él y acerquémosle ese otro lado del camino, el catastral, igual que hace la Dirección General, no queramos descubrir ahora la pólvora. Cada día es más necesario tener al vecino informado y muchos de los tramites que en el día a día necesitamos, están íntimamente relacionados o dependen en gran medida de la información catastral. El modelo de catastro fiscal murió en el primer Congreso Europeo de Granada en 2002, aún no es tarde para comprenderlo.

Debemos ser proactivos y pensar seriamente que el objetivo que ahora se demanda es un modelo catastral geométrico, donde la frase de “tanto tienes, tanto pagas” se convierte en máxima y donde la ciudad física debe ser una imagen de la ciudad virtual y por lo tanto de la cuidad fiscal.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categories

Tags

actuar amigos amor anglofilia apple arquitectura atraccion autoridad Autoritas blackberry blogs Cambio change Clientes Comunicacion convergencia IT democracia deutsche telekom e government empresas 2.0 Estadisticas Estrategia excelencia felicidad Formación General Governance y Comunicación habitos human resources Internet IT Business management Marketing mascaros Open Government outsourcing Personal projects public sector redes S.R.Covey Tecnologia telcos Tiempo web 2.0